13 agosto 2009

HACER YOGUR CON YOGURTERA ELÉCTRICA



Hacer yogur con una yogurtera es muy sencillo. La función de la yogurtera es calentar hasta los 38ºC/43ºC y mantener el calor durante todo el proceso. Simplemente hay que echar el preparado el los vasitos, encender la yogurtera y dejarlos fermentar.

¿A qué llamamos preparado? llamamos preparado a la mezcla de todos los ingredientes ya lista para echarla en los vasitos.

¿Qué debe llevar el preparado? llevará, al menos, leche y fermento lácteo.

¿Cuándo se ponen las tapas? las tapas de los vasitos no se ponen durante la fermentación, se ponen una vez ya fermentados los yogures los tapamos con las tapitas y los metemos al frigorífico. Lo que es importante es mantener la yogurtera tapada durante la fermentación.

¿A qué temperatura se debe poner el preparado? Cuando pongamos el preparado en los vasitos es mejor que esté a una temperatura templada (unos 20ºC ó 25ºC). En caso de usar leche directamente de la nevera, es mejor calentarla un poco hasta que esté ligeramente tibia. Si la ponemos fría de la nevera, el proceso de fermentación necesitará más tiempo que si la ponemos a temperatura ambiente o tibia.

¿Cómo evitar bolsas de suero por exceso de calor? A veces el exceso de calor alcanzado dentro de la yogurtera provoca que se formen bolsas de suero en las zonas en que los vasitos se tocan entre sí. Para evitarlo deberemos colocar los vasitos dentro de la yogurtera intentando que no se toquen entre sí.

Pasos a seguir para elaborar el yogur en la yogurtera:

1. Echar el preparado en los vasitos.
2. Colocar los vasitos en la yogurtera sin las tapas.
3. Poner la tapa de la yogurtera.
4. Encender la yogurtera y fermentar entre 8 y 12 horas sin moverlos.

Inconvenientes: Debido a las temperaturas que trabaja la yogurtera eléctrica, entre 38ºC y 43ºC, no podemos elaborar kéfir ni queso fresco, ya que la temperatura de fermentación de éstos no debe superar nunca los 37ºC. Tampoco podremos elaborar cuajada ya que la yogurtera eléctrica tarda varias horas en alcanzar la temperatura adecuada.

¿Por qué entre 8 y 12 horas?

El yogur comienza a estar cuajado a partir de la sexta hora, pero para asegurarnos de que está bien cuajado dejaremos un mínimo de 8 horas. Podemos dejarlo más horas, y hay que tener en cuenta que a más horas de fermentación mayor será el grado de acidez del yogur.

Frenar la fermentación

Es necesario frenar el proceso de fermentación una vez los yogures han cuajado, de lo contrario es posible que nos queden demasiado ácidos. Para paralizar el proceso de fermentación, sacamos los yogures de la yogurtera, los tapamos con sus tapitas y los metemos en el frigorífico un mínimo de 4 horas. Ahora ya están listos para consumir. Los yogures siguen cuajando hasta dos días después de introducirlos en el frigorífico y eso lo notaremos en la consistencia.

Conservación: El yogur en su tarrito y con su tapa se conserva perfectamente durante 10 días en el frigorífico.

Si estás interesado en la elaboración de yogures caseros te recomendamos conocer las ventajas que ofrecen las incubadoras de leches fermentadas, a las que dedicamos un artículo.